Perdón, no hay anécdota.